Nosferatu, eine Symphonie des Grauens (Concierto proyección)
MÚSICA DE JOSÉ MARÍA SÁNCHEZ VERDÚ  PARA EL FILME NOSFERATU (1922) DE WILHELM FRIEDRICH MURNAUVERSIÓN DE CÁMARAESTRENO EN ESPAÑA
https://www1.ccul.junta-andalucia.es/cultura/teatros/teatro-central/evento/nosferatu-eine-symphonie-des-grauens-concierto-proyeccion
La música, aún cuando puede ser casi imperceptible, forma un continuum que acompaña a la cinta como si fuera su eco, su luz o el rumor de un proyector… A ello se añade la especial dificultad de sincronizar música e imagen a lo largo de ese tiempo. La estructura del filme en cinco actos, tomada del teatro en numerosas películas de ese momento, y que nacía obligada por los necesarios cambios de rollos, ha pasado también a la música. Aunque a veces no hay ruptura total de uno a otro acto –como entre el IV y el V–, la arquitectura global parece asemejarse (y así lo he concebido) a una ópera…
Mi finalidad también era concebir una música que se adaptara al filme creando toda una dramaturgia sonora que acompañara la evolución psicológica de sus personajes y de elementos relacionados con la Naturaleza y determinadas asociaciones sinestésicas y de atmósferas de las que hablaré más adelante. Una música que para tal adecuación al filme de Murnau no recurriera a clichés musicales y a elementos que precisamente ya he puesto en cuestión(…)» (José María Sánchez Verdú).
Decía Adorno que en el universo cinematográfico «la música nunca ha sido tratada a partir de su propio contenido. Se ha tolerado como a un intruso del que en cierto modo no se puede prescindir» reflexión que, compartida por José María Sánchez Verdú es llevada a la práctica en la subversión de tal principio en partituras como esta. Continuando esta reflexión, el propio compositor manifestaba lo siguiente:
“Parece que hay una barrera infranqueable entre la música de cine y la llamada música contemporánea; parece que tanto unos compositores como los otros aspiran a fines distintos y que se atienen a campos de acción y reglas de juego diferentes. Sin embargo, hay casos muy conocidos en los que el cine ha ido de la mano de músicas nuevas del mundo de la contemporánea, es decir, de músicas de creación que no subvierten su contenido en cuanto a material, estructuras y procesos a condicionamientos no musicales. O dicho de otra forma: músicas de muy diversas tendencias que afirman su rigor estético e histórico y que sea en el campo que sea –Teatro musical, ópera, música de cámara, sinfónica, instalaciones, electrónica… o en el cine– no renuncian en sus ejes fundamentales a su propia validez estética.” (José María Sánchez Verdú)
Es Nosferatu, eine symphonie des grauens [Nosferatu, una sinfonía del horror], obra maestra del alemán Wilhelm Friedrich Murnau (1888-1931) y una absoluta genialidad  desde todo punto de vista. Restaurada en el año 2006 íntegramente, momento en que recupera el coloreado original de la cinta (amarillo y azul) y trasladada a alta definición  bajo el auspicio de la fundación que lleva el nombre del autor de la película, esta cita en el Ciclo de Música(s) Contemporánea(s) nos brinda al presente la oportunidad de revisionar este magnífico clásico en la gran pantalla como una experiencia extraordinaria.
La partitura homónima del compositor español José María Sánchez-Verdú, que entre 2002 y 2003 compuso esta nueva banda sonora original por encargo del Teatro de la Zarzuela y la Orquesta y Coro de la Comunidad de Madrid es llevada a la interpretación en vivo por Zahir Ensemble en un juego visual y sonoro que, en igualdad de condiciones expresivas, de experimentación y de comunicación con el público en la innovación del lenguaje que le es propio, se convierte en una aventura estética.